lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº327

Legislativas | 17 may 2022

Congreso nacional

Los cuidados y la puja distributiva: arrancó en Diputados el debate sobre la ampliación y modificación de las licencias por paternidad y maternidad

De manera conjunta, las Comisiones de Legislación del Trabajo y Mujeres, Géneros y Diversidad en la Cámara de Diputados abrieron el debate en relación a la ampliación de licencias por paternidad y maternidad. Una discusión que prevé redistribuir los cuidados, el tiempo y los ingresos.


 

La Cámara de Diputados comenzó a debatir en el plenario de Comisiones de Legislación del Trabajo, que lidera Vanesa Siley, y de Mujeres, Géneros y Diversidad, que preside Mónica Macha, los 52 proyectos de Ley con estado parlamentario, que prevén abordar la modificación de las licencias familiares y redistribuir los cuidados, con perspectiva de género. “Interesa el debate”, definió Siley al valorar la cantidad de proyectos presentados.
En ese marco, las y los legisladores con iniciativas presentadas, se dieron cita para exponer sus proyectos y avanzar, primero, en el abordaje de las licencias -lo que implica modificaciones sobre la Ley de Contrato de Trabajo; Ley de Asignaciones Familiares; del Sistema Previsional -24.241; Régimen Especial de Trabajadoras de Casas Particulares y de Trabajo Agrario. “Arrancar por acá, por la Ley de Contrato de Trabajo y el trabajo formal tiene una lógica: nos va a permitir derribar obstáculos para que las mujeres accedan a la formalidad y, al mismo tiempo, empezar a resolver la precarización laboral y otros universos”, explicó la diputada Marisa UCEDA, titular de la Comisión de Previsión y Seguridad Social durante la conferencia de prensa que, junto a Siley y Macha, brindaron en la previa al Plenario de Comisiones. “Hay una decisión unánime del bloque de laburar el proyecto y trabajar sobre las licencias porque en este tema comenzamos a avanzar en la igualdad de las mujeres en el ámbito laboral”, agregó.

 


Queda mucho por recorrer, debatir y acordar si se pretenden unificar las iniciativas, al tiempo que poder sancionar una ley nacional que amplíe y modifique las licencias por paternidad y maternidad, con perspectiva de género, que avance hacia la igualdad.
Asimismo, no se descarta que haya uno, dos o tres dictámenes de Comisión, debido a la complejidad que implica abordar los cuidados.
“Por un lado trabajaremos la ampliación o modificación de licencias y por otro los cuidados -dispositivos, universos a cuidar, personas que cuidan, entre otros. Lo vamos a trabajar prontamente en Asesores”, precisó Macha a su turno.

En tanto, Siley aclaró: “La mejor mecánica para el debate implica dividir los temas: quienes cuidan y quienes reciben cuidados porque no hay una sola realidad. Hacerlo de esta manera, nos va a permitir legislar y llevar soluciones a los problemas que plantean los cuidados, que hoy recaen solo sobre las mujeres”.
“Metodológicamente, no se puede hacer una única ley con este tema”, explicó y agregó: “Hay muchos universos y legislaciones a contemplar. Tanto para arribar a consensos como para afectar la legislación vigente hay una discusión que debe ir fragmentada -trabajadores formales, monotributistas, monotributistas sociales, autónomos, el ámbito comunitario, trabajadoras de casas particulares, peones rurales, entre otros- para darle un orden e identificar la realidad, los problemas y llevar soluciones en términos legislativos”.
En ese marco, las legisladoras no indicaron tener preferencia por una de las más de 50 iniciativas. “La cantidad de proyectos indica que es momento de empezar a discutir una modificación en las licencias. Eso es consenso”, apuntó Uceda.

“Nuestra discusión es, tambien, por la remuneración”, definió Macha al ser consultada por este medio sobre la importancia de iniciar el debate en torno a las licencias y los cuidados en la Cámara de Diputados, en un contexto de complejidad económica, política y social.
“Tiene que ver con un proceso enmarcado en el feminismo y el transfeminismo y poder discutir temas que hemos tenido naturalizados a lo largo de nuestra historia y cómo las mujeres y disidencias sostienen los sistemas de cuidado, una actividad que recién se reconoce como trabajo y que no tiene remuneración”, sostuvo y agregó: “Esto que decía antes Marisa -UCEDA-: abordar las licencias está dirigido a compañeros, compañeras y compañeres dentro del trabajo formal, pero sabemos que hay otras trabajadoras vinculadas al cuidado comunitario, domiciliario, que están en la informalidad. Entonces, ahí también estamos construyendo trabajo en vías de formalización y dándole un carácter político, social y económico a esas tareas y contribuyendo al cambio cultural que significa la corresponsabilidad”.
Luego de los encuentros que propició el Foro Parlamentario: “Debates sobre la jerarquización y el reconocimiento del trabajo de cuidado”, organizado por las comisiones -en la Cámara baja- de Mujeres y Diversidad, de Legislación del Trabajo y de Previsión y Seguridad Social, llegó el momento de abrir las conversaciones entre los espacios políticos para que las diversas composiciones familiares y las modalidades de empleo cuenten con un nuevo régimen de licencias o, incluso, muchos lo conquisten por primera vez.
Las iniciativas no plantean un recorrido sencillo dado que, los cuidados fueron históricamente invisibilizados y, por lo tanto, desvalorizados -en términos materiales y simbólicos-. Sin embargo, hablar hoy de cuidados implica ponerlos en el centro de la disputa económica. Sobre todo pos pandemia y el legado militante que dejó la conquista de la Ley IVE por parte de los feminismos y diversidades.
En ese sentido, en septiembre de 2020, la Dirección de Economía, Igualdad y Género – en ese momento a cargo de Mercedes D’Alessandro, presentó el informe “Los cuidados, un sector económico estratégico. Medición del aporte del Trabajo doméstico y de cuidados no remunerado al Producto Interno Bruto”, un documento que realizó una estimación del aporte del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado al sistema productivo y su evolución en el contexto de la pandemia de Covid-19. Y, para sorpresa de muchos, “los cuidados representan un 16% del PBI”, presentándose como la actividad que más aporta a la economía.
En sintonía, la directora de Políticas de Equidad, Formación Laboral y Políticas de Cuidado del Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Claudia Lazzaro, había indicado a este medio que la salida a la pandemia se debía hacer “con Justicia Social, igualdad de género y el reconocimiento del valor del trabajo de cuidados”.
También, la subsecretaria de Políticas de Igualdad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Lucía Cirmi, arengó a visibilizar la agenda de género como económica. “La clave es plantear nuestra agenda no como una cuestión de resolución de nuestra situación, sino que la pobreza está feminizada porque el cuidado está mal distribuido. La pobreza, la informalidad, el desempleo son fenómenos cruzados por este tema”, sostuvo.

“Toda la vida luchando por el tiempo”


Asimismo, la discusión que prontamente se iniciaría vía Senado, sobre la reducción de la jornada laboral -que cuenta con varias iniciativas-, tiene el objetivo de redistribuir el trabajo, el ingreso y los cuidados. Te puede interesar: https://otrocontenido.com.ar/NOTAS/Ormachea-sobre-la-reduccion-de-la-jornada-laboral-Es-una-ampliacion-de-derechos.html
“La reducción de la jornada laboral tiene todo que ver con los cuidados”, apuntó Siley, al tiempo que comentó que en Diputados existen varios proyectos en ese sentido. “Los cuidados tienen que ver con la lucha por el tiempo y la reducción de la jornada laboral, también, tiene que ver con eso, con ponerse a disposición de otro en el tiempo laboral como en el de cuidar, que también es trabajo. Es una necesidad, ojalá que se avance”, agregó, además, como referenta de Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadores y en línea con el contenido del cuarto cuadernillo elaborado por el espacio: “Toda la vida luchando por el tiempo”.
Además, movimiento obrero y legisladores avanzarían en la realización de un Foro que aborde la reducción de la jornada laboral.

Hacia el final, consultadas sobre el comportamiento empresario y posibles reticencias o presiones que impidan el avance de las discusiones, como diputada de extracción sindical, Siley avisó: “El empresariado, el mercado no escapan a la realidad y la importancia de los cuidados. Ya hay normativa de licencias en materia de cuidados en la Ley de Contrato de Trabajo -LCT- pero además ya hay normativa en materia de cuidados en los CCT, que superan en días lo que establece la LCT”. “Lo que proponemos es una armonización entre la legislación y las convenciones colectivas de trabajo más que una innovación, ya que las licencias han sido ampliadas y se han incorporado nuevas vía convenciones colectivas. Esto no es y no va a ser una sorpresa para el mundo empresarial. De hecho, muchos de los proyectos de los diputados y diputadas de extracción sindical provienen de los CCT”, dijo Siley y recordó sobre el financiamiento de licencias: “La forma que toma el salario cuando se está de licencia parental es la Asignación Familiar, abonada ciento por ciento por el Estado, por la Seguridad Social. No implica una erogación a las ganancias del sector empresario”.



17/05/2022


OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias