Fecha:

Sindicales/ 04 de noviembre 2022

Congreso nacional

En agenda: la reducción de la jornada laboral

Las Mujeres sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadores presentaron su cuarto cuadernillo de formación “Toda la vida luchando por el tiempo”. Definiciones y una apuesta de lucha.

 

Resultado de un trabajo analítico y empírico colectivo, con perspectiva de género, el documento se presenta como material ineludible para las y los trabajadores como así, también, para el debate militante.
“No lo escriben técnicos, sino que es producto de la sabiduría adquirida con el trabajo y procesada intelectualmente”, avisó Vanesa Siley, tras dar la bienvenida a cientos de mujeres que se dieron cita en el Anexo de la Cámara de Diputados. 
Así, las y los diputados nacionales de extracción sindical, Vanesa Siley, Claudia Ormachea, Hugo Yasky, María Rosa Martínez; la legisladora bonaerense, Soledad Alonso; la directora de Políticas de Equidad, Formación Laboral y Cuidados, en el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Claudia Lazzaro y el ministro de Trabajo de la Provincia, Walter Correa, conformaron el panel expositor. 

 

“La reducción de la jornada es una meta y no se trata de modificar un artículo de una Ley. Es una lucha histórica de la clase trabajadora argentina”, aclaró de entrada Siley. 
“El 1 de mayo y el 8 de marzo son dos conmemoraciones que tienen que ver con la reducción de la jornada laboral. Es histórico y nos afecta singularmente a las mujeres, lo que no quiere decir que no busque hacer una sociedad mejor para todos. Este cuadernillo intenta ser aporte en ese sentido y en beneficio del mundo del trabajo en su conjunto”, agregó sobre lo nodal del tiempo en la lucha por conquistar derechos laborales.
“El tiempo es dinero”, se repite desde tiempos inmemoriales, pero a la frase le falta comprender que es desigual la proporción de tiempo disponible entre géneros, por lo que la feminización de la pobreza es la otra cara de la falta de tiempo: primero por la carga de cuidados y trabajo reproductivo, no remunerado e invisibilizado, que recae históricamente sobre las mujeres y, segundo, por el trabajo productivo y remunerado que se le adhiere al primero (doble jornada laboral).  
En la misma línea, el cuarto cuadernillo propone las nociones de “doble presencia y doble ausencia”, como las dos dimensiones psíquicas del tiempo que se cruzan en el trabajo remunerado como en el no remunerado, en la búsqueda de atender/conciliar las responsabilidades de ambos trabajos. Lo que puede derivar en doble ausencia, la sensación de no estar en ningún lugar, “de no cumplir con las expectativas”, lo que genera estrés, licencias psiquiátricas y diversas enfermedades a la que las trabajadoras están expuestas y hay que atender. “Se trata de una lucha por el tiempo que nos merecemos y una forma de organizar el trabajo”, apuntó la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, a través de una carta de adhesión a la jornada presentación.

 

Haber conquistado la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo -ENUT- que llevó adelante el INDEC a fines de 2021, con la posterior comprobación de que las mujeres “estamos en desventaja de tiempo”, según definió la legisladora María Rosa Martínez, fue un paso para empezar a contar con datos estadísticos sobre una realidad invisibilizada pero sabida. Por eso, plantear la reducción de la jornada laboral en el cuarto cuadernillo “tiene que ver con el feminismo y que podamos contar con más tiempo en medio de la vorágine”, apuntó Martínez.
“Para las mujeres todo es cuestión de tiempo”, consideró la Diputada al recordar, siguiendo a Eva Perón, que “ha llegado la hora de la mujer”. “Nos dijeron que para la IVE había que esperar, que tengamos paciencia. Parece que nunca es el momento para nosotras. Pero el momento es ahora, como dijo Evita: Ha llegado la hora”, insistió.
“Es una oportunidad para pensar que el mundo laboral y la vida en particular, pueden organizarse de manera distinta”, dijo a este medio Alejandra, una de las tantas mujeres sindicalistas que se dieron cita en el Anexo del Congreso. 

En ese sentido, la diputada bonaerense, titular de la Comisión de Trabajo y secretaria Adjunta del SECASFPI, Soledad Alonso, recordó los primeros encuentros de Mujeres Sindicalistas y la conformación de una agenda conjunta que se fue nutriendo a base de debates, apertura, luchas y conquistas.  “Jamás me imaginé que íbamos a cambiar la historia de las trabajadoras”, apuntó. Entonces, pensar que se puede organizar la vida y el trabajo de una manera diferente, sobre todo después de dos años de pandemia, no parece alocado.
“Nadie nos regaló nada a las mujeres, todo lo que conseguimos fue a prepotencia de trabajo, lucha y militancia”, recordó Alonso al auditorio. “Por eso es importante que haya cada vez más mujeres en todos los espacios, que se escuche nuestra voz, que no seamos invisibilizadas”, agregó.

 

“Hablamos de tiempo, también, para estar en los lugares de decisión, donde se discute sobre nuestra vida”, advirtió la diputada y referente de La Bancaria, Claudia Ormachea en ese sentido.
“Con la pandemia el mundo está patas para arriba y nos da la posibilidad de pensar estas cosas y buscar un cambio”, había dicho a este medio una destacada dirigente del colectivo sindical, durante los primeros meses de Covid-19 y vida trastocada. 
En sintonía, la Diputada Martínez consideró que tras la pandemia “el mundo del trabajo cambió”, por lo que planteó la posibilidad de mejorar la calidad del trabajo, conquistar más y mejores derechos. “Una reforma laboral en sentido progresivo para las y los trabajadores”, propuso.
Para Ormachea, “hablar de la reducción de la jornada laboral es empezar a entender con qué trabajadores contamos ahora porque la pandemia pasó y dejó marcas”. 
Así, la posibilidad de modificar el orden establecido en el mundo laboral es una oportunidad para avanzar con una redistribución progresiva del ingreso dado que, la reducción de la jornada laboral es un eje de la puja distributiva que en este tiempo necesita, al menos, ser puesto en agenda, dilucidado, debatido y aprehendido por las y los trabajadores. 
Obviamente, habrá resistencia, lobby y negativa empresaria, como pasó en la antesala a la aprobación de la Ley de Teletrabajo, que el Congreso sancionó en el medio de la pandemia y que el ministerio de Trabajo, con Claudio Moroni a la cabeza, se encargó de reglamentar a medias. 

En ese sentido, el secretario General de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional, Hugo Yasky, recordó: “Cuando inicialmente planteamos reducir las horas de trabajo, los empresarios plantearon reducir el salario”. Y apuntó: “Durante el macrismo las y los trabajadores perdimos un 20 por ciento salarial y más perdieron los del sector público. En ese momento no nos propusieron reducir la jornada laboral. No se puede plantear la reducción de la jornada con la reducción del salario sino con el mismo salario”. 
Por su parte, la diputada Ormachea, se expresó sobre la iniciativa de su autoría para reducir la jornada laboral. “Presenté el proyecto de ley y generó debate en su momento. Lo que hay que tener en claro es que busca ampliar derechos para mejorar la calidad de vida de las y los trabajadores”, apuntó y explicó: “El capital siempre está dispuesto a ir por nuestros derechos, pero tenemos que dar la lucha para transformar y hacer de la vida de las y los argentinos con inclusión, Justicia Social y trabajo digno”.
En tanto, Yasky se refirió a las diversas iniciativas que tanto él como sus compañerxs de banca presentaron en el Congreso para reducir las horas de trabajo. “Creo que iremos a la unificación”, adelantó. 
Asimismo, el Diputado propuso incluir el tema entre los puntos del documento que las y los trabajadores leyeron el 17 de octubre “Unidad Nacional por la Soberanía con Justicia Social” - podés verlo acá: https://www.instagram.com/p/Cj0aTm7A6o8/?hl=es. Y lo planteó como una urgencia y una necesidad. “Hay que ponerlo en sintonía con la movilización de los trabajadores sino parece un proyecto académico y no lo es”, dijo.  

 

Para Claudia Lazzaro, el cuadernillo presentado “es el más peronista de los cuatro” porque “es una construcción de saber obrero” que recupera “la humanidad, la importancia de las personas que trabajamos y hacemos la riqueza de muchos”, apuntó, al tiempo que repasó la trayectoria de Mujeres Sindicalistas en unidad de acción y concepción, por lo que arengó a “militar el cuadernillo y llevarlo a cada Regional de la CGT”. 

El cierre estuvo a cargo del ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, oportunidad en la que celebró la presentación del material de formación y se expresó a favor de reducir la jornada laboral.  “Mientras otros hacen campaña en cómo sacarnos derechos y acrecentar el tiempo para que sigamos trabajando mucho más y por menos dinero, nosotros estamos acá dando esta pelea”, señaló Correa y agregó: “Yo tengo la posibilidad y la fortuna de ser ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires y estoy a favor de reducir la jornada laboral”.
Así como previamente, la legisladora Ormachea había definido que pelear por la reducción de la jornada laboral “es pelear por un derecho humano”, Correa arengó a “dar la pelea”.

Previo a la presentación, las Mujeres Sindicalistas proyectaron un audiovisual que recorrió las diversas instancias de debate germinal y producción, que derivó en tres cuadernillos previos:
- “El Trabajo de Cuidados – Trabajo, Cooperación y Solidaridad” (2020).
- “Las Mujeres, el trabajo y la comunidad organizada” (2019).
- “La Participación de la mujer, mundo laboral, sindicalismo y representación política” (2016).

 

04/11/2022